mombebematernity.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el funcionamiento de nuestra web, reproducir contenido multimedia, creación de estadísticas y redes sociales.

ESTO NO ES COMO YO PENSABA

ESTO NO ES COMO YO PENSABA

Imagen de melogranovr.org

Vemos películas o publicidades en las que aparecen familias idílicas, bebes que siempre duermen, hermanitos ejemplares y mamás estupendas y preciosas sin ojeras, ni barrigas flojas y super descansadas. Pero ¿quien hace ese tipo de películas? Está claro que esa mujer no han pasado por un proceso de parto, ni el bebé es suyo.

Tenemos unas expectativas para la llegada de nuestro bebé.Y la realidad es muy diferente a lo que nos habíamos imaginado o deseábamos.

 Expectativa.

Bebé sano, come, duerme, cambio pañal y vuelta a empezar. Todos felices y sonrientes

 Realidad

Los bebés tienen necesidades y a la vez nosotras también, pero atenderemos al bebé antes que a nosotras y como el bebé es muy demandante, nos olvidamos de nosotras.

  • Te olvidas de mirarte al espejo y cuando lo haces no te gusta lo que ves, no te reconoces, no te aceptas y prefieres no continuar mirando.

Recuerda que es una nueva situación, con muchos cambios tanto físicos, como emocionales, tu piel a cedido más allá de lo que había hecho nunca, ahora le toca descansar. Mínimo tres meses de vacaciones para tu cuerpo.

Tu cuerpo necesita que lo mimes, que lo quieras, que le trates con cariño, con respeto, porque ha hecho super bien su trabajo, a resistido a los cambios radicales, acunado y protegido a tu bebé o bebés, durante todo el embarazo.

  • Te olvidas de lavarte la cabeza o prefieres posponerlo porque requiere más tiempo. Ese tiempo que no tienes, y el que tienes lo dedicas a otras cosas (recoger, fregar, poner lavadoras, hacer comida, comer, atender al bebé, atender a la visita...)

Intenta delegar cosas que no tienes porque hacerlas tú, pide ayuda, eres humana, mamá humana, todo puede esperar, el bebé no. Atiende y calma al bebé mientras tu pareja, amiga o familiar se encarga de las tareas domesticas, hacen comida o se queden con el bebé para tu poder dedicarte tiempo, tiempo necesario en ti. 

Te recomiendo que se lleven al bebé de paseo para tu poder disfrutar de tu ducha, siiiiiii se echa de menos una simple y cotidiana ducha, porque, siempre lo haces a las carreras porque estas escuchando al bebé llorar y sabes que la manera más rápida y efectiva de calmarlo es mamá.

Intenta darle un toque de luz a tu rostro, algo sencillo, una raya en los ojos, un poco de rímel, labial y rubor. Aunque estés en casa, nada de modo pijamero y recién levantada para todo el día.

Mamá tiene que estar bien para que los bebés estén bien.

Aún teniendo un bebé sano toca revisiones médicas, vacunas, catarros, reflujos, cólicos y todo esto sigue siendo con un bebé sano. Cuando tienen alguna patología, esto se multiplica y si tienes gemelos o niños mayores, pues se suman complicaciones. Por ejemplo rehabilitación con fecha y hora, pero resulta que la noche anterior fue muy mala y tienes que acudir independientemente de lo que sucedió anoche y como te sientes ahora, eso nadie lo entiende, ni las visitas (que vienen sin avisar y sin preguntar si me apetece o no) Estas en todo tu derecho de no querer visitas es tu zona de confort que ahora mismo se siente invadida, estas incómoda, te duele el posparto y eso durará lo que tenga que durar.

Antes de la llegada del bebé, las noches eran para dormir o salir de fiesta,  ahora, las noches y los días son iguales. Nosotras no estamos acostumbradas a esto, necesitamos descansar, enloquecemos por la falta de sueño, se nos va la pinza, no somos capaces de retener información, se nos olvidan las cosas y no podemos prestar atención a lo que nos dicen. Estamos pendientes al bebé y queremos dormir.

Dormir, dormir, descansar, dejar de oir ese llanto desgarrador y cuando deja de llorar, no te lo crees y lo sigues oyendo, te levantas y observas que está plácidamente dormido, el llanto está en tu cabezada.

bebé con la tetaImagen de France24.com

El bebé llora constantemente (es la forma que tienen de comunicarse), solo se calma con la teta en la boca (no comiendo) encuanto notas que se queda dormido te intentas alejar y tachan!! abre los ojos como diciendo a donde vas sigo despierto.

No recuerdas si has comido, si te has duchado, cuando comió el bebé, que día es.

Pero tranquila mamá todo esto es normal y no siempre es así.

Muchas mamás entenderán estas cosas y a otras no le suenen de nada. Todos los bebés son diferente, todas tenemos una situación diferente.

Pero todos los bebés nacen con unas necesidades básicas que he mencionado en otro post.

Apoyemosno unas con otras,  como ves no es nada raro lo que te sucede, pero no lo habías oído antes.

  • Ni todo es tan bueno, ni todo es tan malo.
  • Quédate con lo positivo de todo.
  • Los malos momentos, pasarán.
  • Vive con intensidad los momentos con tu bebé.
  • Es maravilloso ver como crecen y evolucionan.
  • Lo estas haciendo genial, repítetelo todos los días
  • Acompaña a tu bebé y desaprende muchas cosas infundadas.
  • Tu maternidad es tuya y vívela como tú quieras.

Dedicado a mi amigahermana que me inspiró para redactar este post.

Si te gustan, te ves identificada o crees que puedes ayudar a alguien comparte.

Autora: Elena Estupiñán Hernández

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios